Filtraciones y palomina amenazan el cambrón