FUNORI como producto de restauración