Tercera y última jornada del Simposio Reflejos de Arte Urbano y Público

 

Tercera y última jornada del Simposio Reflejos de Arte Urbano y Público en la que el protagonismo fue de los artistas, las entrevistas y el valor del contexto.

Rita Amor es Doctora en Ciencia y Restauración por la Universitat Politècnica de València y miembro del grupo de trabajo de arte urbano del GE-IIC. Desde 2012 reside en Londres, donde trabaja como conservadora-restauradora especialista en arte contemporáneo en el sector privado. También realiza investigación de forma independiente, en proyectos vinculados con el arte urbano y el grafiti, así como colaboraciones con artistas y otros especialistas.

La presentación de Rita se centró en la entrevista a artistas, una herramienta imprescindible en la conservación y restauración de arte contemporáneo, ya que aporta valiosa información sobre el concepto y permanencia de las obras realizadas en diferentes entornos. De esta manera, Rita nos expuso su experiencia, aplicando y adaptando las entrevistas para la conservación de arte urbano.

Nacho Nevado -Ampparito- (Madrid, 1991) centra su trabajo en atacar la normalidad mediante la alteración de todo aquello que damos por sentado. Usa la destrucción de la eficiencia y la funcionalidad como motor para construir una visión poética del día a día. Sus intervenciones crean situaciones inéditas en las que la respuesta del espectador es una parte clave de la pieza. Entre otros cabe destacar su obra publica para el Street Art Museum (San Petersburgo), Trienal de Arquitectura (Oslo), Jumeirah Art Project (Dubai) e instalaciones para Colab Gallery (Basilea), Nuart Festival (Stavanger) o B. Murals (Barcelona).

En este simposio habló de sus comienzos y comentó el punto en el que se encuentra, de este modo y al igual que se hace en dibujo técnico al unir dos puntos con una línea puedes hacer una idea del futuro, si bien un mínimo error en uno de los dos puntos hace que la desviación sea enorme. A él le gusta verlo así ya que es imposible prever lo que pasará. Para concretar un poco más, el pasado serán más intervenciones contextuales de tipo analógico, para ser vistas in situ, y las de ahora son más de tipo dual, en soportes digitales, y son distintas que si las ves en la realidad.

Ana Cristina García-Luna, nacida en Pennsylvania, EE.UU, estudió Arquitectura en la Universidad de Monterrey, urbanismo en la PUC de Rio de Janeiro, Brasil. Maestría en Arquitectura y Sostenibilidad, en la Universidad Politécnica de Catalunya en Barcelona y Maestría en Administración de Proyectos de la Edificación en México. Actualmente es doctoranda en la UANL de México. Profesionalmente ha sido socia y subdirectora del consorcio Green Consulting y dentro de este despacho ofrece servicios integrales de planificación, diseño arquitectónico, diseño ecológico y desarrollo urbano, vinculados con diversos organismos internacionales en el ámbito de la certificación ecológica.  Cuenta con más de quince años de práctica profesional y académica en la cual ha trabajado con arquitectos y diseñadores de amplia trayectoria. Combina su interés por la arquitectura y las artes, ofreciendo consultoría y formación en diferentes países.

En esta ocasión Cristina abordó el arte urbano en el espacio público como una herramienta privilegiada para la puesta en escena de las experiencias de lo urbano. Desde este enfoque, se reconoce como lugar para la complejidad, heterogeneidad social, cultural y la calle como el campo de articulación de intereses diferenciados y de convalidación colectiva. Un sitio se hace lugar a partir de la apropiación cultural que la gente hace de él, desde el pensar, el construir y el habitar. De esta forma, se abordan los alcances del proyecto de creación muralista del Festival de Expresiones Urbanas CALLEGENERA como consumo artístico cultural y desde los elementos urbanos representativos de la zona metropolitana de Monterrey como ejercicio interdisciplinar para estudiar las manifestaciones artísticas en murales de la producción del Festival. Una visión artística y arquitectónica que tiene la finalidad de sistematizar su estudio para identificar las obras y sus formas de producción, catalogar los murales cronológica y socio-espacialmente, así como conocer su fenomenología socio-urbana.

Miguel A. Moreno Carretero (El Carpio, Córdoba, 1980) lleva a cabo un trabajo multidisciplinar combinando los géneros tradicionales y la instalación con especial interés en las intervenciones, sobre todo paisajísticas, En la mayoría de sus propuestas se conciben desde el arte relacional. Actualmente vive en Granada, donde dirige Espacio Lavadero que cuenta con una colección de arte público, así mismo ha sido el creador de Scarpia, un proyecto especializado en arte público. Forma parte del colectivo FAR (Foro Arte Relacional) y dirige los encuentros FAR365 de formación en prácticas artísticas alternativas para jóvenes estudiantes de arte de la comunidad andaluza.

Hizo un repaso de su trayectoria en el aspecto personal y como comisario en proyectos de arte público. Comprendiendo en todas ellas una vinculación emocional de las prácticas artísticas con los valores humanos de las personas que conviven con estas intervenciones, “no entiendo el arte público sin personas”, este género es testimonio y testamento de la sociedad del momento y sobre todo del futuro, en los niños/as y en la educación está la base y el cuidado de estas prácticas para construir unas ciudades y unos pueblos con espíritu crítico y esperanzador.